Dictadura Civil en Colombia.

En términos de Democracia, en esta última etapa del país nada ha cambiado con el Acuerdo de Paz. El régimen político instalado en Colombia tiene que llamarse Dictadura Civil subordinada a la geopolítica de los Estados Unidos. El posconflicto que conocemos no es más que la ratificación de un poder ejercido con arbitrariedad, trampas y cinismo. El poder de clase se sostiene hostigando al pueblo con el asesinato, las amenazas y los montajes judiciales. La comunidad internacional debe tomar nota de la forma en que se gobierna en nuestro país. No puede ser cómplice de un régimen que viola los Derechos Humanos para mantener los privilegios de unos pocos.    

En el caso de Jesús Santrich vemos una despreciable síntesis de la manera en que el Estado y la clase gobernante nos quiere derrotar. El presidente Duque condenó a Santrich de narcotraficante sin que éste haya sido procesado en un juicio. Existen más pruebas para condenar al prófugo ex fiscal NHM por corrupción que para capturar a Santrich. No pudieron con las armas y por ello no han parado la guerra jurídica, política, económica y obviamente bélica contra nosotros. El incumplimiento del Acuerdo de Paz no es solo una promesa incumplida. Es una traición en pleno desarrollo.

La institucionalidad de la justicia fundamentada en la Constitución Política fue desconocida una vez más por el régimen político demostrando que nos les sirve la más mínima rendija para la democracia, la paz y la verdad. No respetan ni la cacareada separación de poderes. La Jurisdicción Especial de Paz fue burlada, manipulada y casi enterrada pues ya no nos ofrece ninguna garantía ante semejante arbitrariedad del poder. Sería cuestión de tiempo entonces que todos estemos en una celda con Santrich. Un montaje tan cínico se lo pueden hacer a cualquiera de nosotros. Otra vez narcotizando la lucha revolucionaria de FARC. 

Invitamos a todos los funcionarios como servidores de la ARN, la OACP y otras instancias de los gobiernos nacional, departamental y municipal y muy especialmente a los policías y soldados, que le cuenten a Colombia cómo vivimos en los ETCR. ¿Ustedes que casi conviven con nosotros pueden afirmar que estas son comunidades de narcos como sostuvo su presidente? También sería positivo que la ONU se manifestara en este sentido. Todos conocen de las consecuencias de esta estigmatización con intereses políticos de derrotar una fuerza que dejó las armas para incorporarse a la lucha legal por el poder.  

Finalmente, la arbitrariedad contra Santrich que la sentimos como propia nos recuerda y nos lleva a la duda para afirmar que en Colombia no hay polarización en la sociedad. Aquí en Colombia hay una dictadura civil que utiliza el poder del Estado a favor de un sector minoritario de la sociedad que se ha enriquecido a costa de una increíble desigualdad y la pobreza de millones de personas. Un poder ilegítimo cuya decadencia lo lleva a la radicalización de su ejercicio violando los Acuerdos que realiza con el pueblo y reprimiendo brutal y arbitrariamente la oposición y la resistencia a su forma de gobernar.    

Consejo Político Local – FARC. ETCR Simón Trinidad.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CONTÁCTANOS

Contáctate con nosotros. En Breve nos comunicaremos contigo.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account